miércoles, 20 de diciembre de 2017

Kedi [2016]



En la relación entre lo urbano y lo salvaje, la figura del gato constituye uno de los puntos de unión más ambiguos. El cambio constante en esta relación, forzado por los cada vez más imparables procesos de expansión de las grandes urbes, tiende a generar sentimientos de pérdida. Cada metro cuadrado de naturaleza que claudica bajo el cemento puede ser percibido como un nuevo paso que nos aleja cada vez más de una armonía antigua. El gato (y en especial el callejero) cuenta con el suficiente instinto cazador como para sobrevivir en ese caos de forma independiente, pero a la vez con una capacidad para ahorrarse el molesto trabajo de conseguir alimento mediante la explotación del humano, como si el minino fuera consciente de su capacidad para fascinar a esa especie que dedica numerosas horas de su vida a la contemplación de videos protagonizados por sus congéneres (hay una lógica hilarante en que YouTube, la mayor canalizadora de la pasión por los videos de gatitos, sea una de las distribuidoras de "Kedi"). Y es la peculiaridad de esta relación humano-animal la que el documental explora con una dedicación extraordinaria. Inspirada por los propios recuerdos de su infancia en Estambul, la directora Ceyda Torun nos presenta la capital turca como una ciudad en la que el fenómeno de los gatos callejeros, por su número y su perfecta integración en los barrios populares, supone una parte vital de la idiosincrasia del lugar. En su afán por trascender la mera condición de anecdotario, "Kedi" apuesta por la coralidad narrativa y por la supeditación de su fotografía a la perspectiva felina. "Kedi" se limita, libre cual felino, a deambular por la ciudad saltando de relato en relato, observando cómo, mientras sus protagonistas cuadrúpedos ensayan poses de eficaz indiferencia, sus contrapartes humanas proyectan sobre ellos inquietudes, afectos, necesidades de autoestima e incluso reflexiones teológicas. Y lo que termina de redondear la cinta no es sólo su capacidad para crear (o recrear, si nos contagiamos del convencimiento de la película en su fidelidad a la esencia de Estambul) un pequeño mundo valioso, sino su testimonio de un tiempo que se desvanece. Los gatos de Estambul nos hablan de una evolución dentro de la propia forma de experimentar lo urbano. Sobre las historias planea la amenaza de desaparición de esa armonía entre gatos y humanos, que se manifiesta de forma más directa cuando un pescador habla del nuevo proyecto gentrificador de turno: un proyecto de zona de oficinas que acabará con los oficios más tradicionales y negocios humildes del barrio. "Nos preocupa el futuro de los gatos más que el nuestro", afirma el hombre. Y el temor que esconde la frase es ese porvenir de rascacielos y seres trajeados sin tiempo para gatos, a su vez expresión de especial viveza de lo que ocultan las mieles del nuevo capitalismo y las economías globalizadas. Al fin y al cabo, no sólo los gatos son las potenciales víctimas de este nuevo paradigma que ya no es que amenace a la diversidad natural, sino a la propia diversidad humana. Este leve sabor elegíaco de "Kedi" nos recuerda que la figura del gato callejero (la misma que las políticas "civilizadas" consideran algo a erradicar) es también la expresión de una vivencia de lo urbano, libre, relajada y abierta.

M-Link
Kedi [2016]


.......................................................................................................................................

[Cómo descargar vía Torrent]

[Por qué Torrent]


0 comentarios: