miércoles, 20 de diciembre de 2017

David Lynch: The Art Life [2016]



"David Lynch: The Art Life" podría considerarse un atisbo del mundo de un artista complejo e inimitable que intenta explicar la génesis y el desarrollo de su proceso creativo y que transmite la sensación de que su forma de trabajo está mucho más cerca de la de un artesano que de la de un idealista. El documental, dirigido a seis manos por Jon Nguyen, Rick Barnes y Olivia Neergaard-Holm, también deja entrever la parte más desconocida de un Lynch que, aparte de entregarse al arte, también fuma como un escuerzo, conduce su auto por las calles de Los Ángeles como un hombre de su edad (71 años) y juega a las comiditas con su pequeña hija Lula. Este es Lynch el artista, más que Lynch el cineasta. Y como buen simbolista, para explicar su arte, Lynch se retrotrae a la imaginería de su infancia y juventud, relatando anécdotas y encuentros que para el Lynch niño fueron determinantes: esa noche en la que vio por primera vez a una mujer totalmente desnuda (y con la boca ensangrentada) y le pareció estar presenciando "algo de fuera de este mundo", esa vez en la que visitó una morgue y pasó la noche mirando cadáveres en silencio, o esos tiempos en los que jugaba en un charco de barro a la sombra de un árbol en su casa de Sandpoint. Uno de los mayores atractivos de "David Lynch: The Art Life" es la cantidad de metraje perteneciente a los videos caseros de la familia y que abarcan desde los años cincuenta hasta finales de los setenta. Como en una especie de terapia psicoanalítica freudiana, Lynch va desgranando esos momentos, a su juicio claves, que hicieron que pasase del estupor de la niñez a la incesante búsqueda del artista adulto. "David Lynch: The Art Life" se erige como un monólogo documental que nos muestra a un personaje a sus setenta años como nunca antes se había conseguido. Quizá no veamos lo que hay tras la cortina roja, pero sí lo que hay antes de ella. Sin subterfugios ni bombas de humo. El uso de más de veinte audios grabados durante tres años, sus anécdotas y su plasmación en pantalla, consiguen que el documental no sea sólo un complemento a la interesantísima obra del autor, sino un largometraje a tener en cuenta por su valía individual, como documento y como obra de arte en sí mismo.

M-Link
David Lynch: The Art Life [2016]


.......................................................................................................................................

[Cómo descargar vía Torrent]

[Por qué Torrent]


1 comentarios:

Descargador dijo...

Impecable lo tuyo, como siempre...
Feliz 2018 para esta bicicleta que constantemente pedalea contra el reinante enmohecimiento cultural.
Gran Abrazo!